MITSUBISHI OUTLANDER 200 MPI CVT MOTION 2WD.

Sencillez, acierto.

No me es fácil escribir sobre este vehículo, ni agradable tampoco. Y no lo es porque el Outlander es a día de hoy, uno de mis coches favoritos, pero ante todo yo debo ser imparcial, como un juez, como un árbitro. No me cabe duda que los jueces tienen su criterio propio, impensable que no sea así hasta que estemos en manos de “Cyborgs”, y por tanto tienen también su criterio, y sin embargo son capaces de aislarse y ceñirse a la Ley, a lo escrito.

 

Bien, mi caso es aún más difícil que el suyo, porque yo no me puedo ceñir a un Código Civil o Penal (no siquiera Mercantil…), sino que mi obligación es ser objetivo en mi opinión conforme a una percepción ¿Y como puedo conseguir esto si de entrada mi voluntad es percibir sensaciones positivas porque disfruto de este coche solo mirándolo? Bueno, no lo se, pero lo voy a intentar.

 

Comencemos diciendo que el coche me gustó de entrada y me gusto de salida. Quiero decir que me gustó tanto cunado lo recogí (me encanta esa estética de vehículo familiar “elevado”), y me sentí triste al devolverlo, disfruté conduciéndolo. Y todo desde la sencillez, y todo se basa en el acierto. Me explico: 

Aciertan con el Outlander, no hay duda.

Sencillez: Si, porque no quieren complicarse la vida. Hacen un coche muy bueno, muy bonito, y con las cosas que necesitas. No te líes. Y el resultado de esta pócima es algo que nos gusta a todos, un precio realmente bueno y competitivo teniendo en cuenta el gran coche que vamos a disfrutar. Por ejemplo, esta unidad probada de 2.0 gasolina, 150cv y tracción delantera, tiene un precio de salida de (con la oferta a día de hoy que consiste en un descuento de 4.500€) 23.400€… ¡Caray! Es difícil decir que no es un atractivo ese precio en relación a lo que te ofrece el coche. Creedme, lo es.

 

 



Hagamos un pequeño recorrido. 

Ya estamos dentro del coche y lo primero que te entra por los ojos es su espacio, es un coche muy espacioso, cómodo, y esto no es algo que solo veas, lo vas a sentir porque tiene unos asientos grandes y confortables, muy satisfactorios si quieres hacerte un gran viaje o una pequeña excursión por la ciudad. Delante de ti te encontrarás con el panel multimedia, muy completo y con todo lo que vas a necesitar muy a mano porque su navegación es muy sencilla (para que te hagas una idea, vinculé mi Smartphone en menos de un minuto); bien, ya te están dando ganas de poner el coche en marcha ¿No? Por favor, no seas impaciente, no olvides que la paciencia es la madre de la ciencia, además de una virtud…

Bueno, sabemos que es un coche amplio y confortable, pero esta es mi opinión, y yo soy el conductor, pero… ¿Y los pasajeros? De acuerdo, preguntémosles:

“Oiga señor ¿Ha viajado Vd cómodo durante este trayecto de 250 Kms por carreteras reviradas en estos asientos traseros?”

“Bueno, teniendo en cuenta que peso 90 kilos y mido casi metro ochenta y cinco… puedo decir que es uno de los coches mas cómodos en los que he viajado”.

Ya tenéis una opinión imparcial sobre los asientos traseros, y la mía sobre los delanteros ¿Alguna duda sobre la habitabilidad? Esta todo claro, pasemos al siguiente punto, la tercera fila… Bueno, esto es otra cosa… Ese hombre tan satisfecho que antes os he presentado (compañero en el equipo de pruebas de CadenaMotor) no se atrevió a montarse en esa tercera fila, bueno, era obvio, son sobretodo asientos dedicados a aquellos que tienen niños y no mayores de 15 años o que no pasen de 1´60m… pero mira, seamos jueces objetivos y atengámonos al criterio no escrito del mercado: Cualquier coche turismo, cualquiera, e incluso todo terreno, que tenga esa tercera fila de asientos, va air destinada a “criaturas”, si necesitas 7 plazas tu vehículo es otro, amigo mío… Si de vez en cuando tienes que llevar o traer sobrinos/amigos de hijos, etc, te sirve perfectamente. Espero haber sido claro, objetivo lo he sido, además así lo he contado cuando hemos hablado de vehículos parecidos. Quédate con un apunte, si en un momento dado necesitas esos asientos, ahí lo tienes, y eso es un gran servicio. En mi coche y en mi vida me gusta tener cubierto ciertos imprevistos, y esa opción me lo permite.

Una vez sentado lo que vas a ver delante de ti, el panel de mando, te resultará familiar y reconocible. Tienes dos esferas que corresponden, como no, a un tacómetro y al velocímetro. Los dos fáciles de leer, y entre ambos un pequeño ordenador que te ofrecerá diferentes parámetros (consumo instantáneo, que canción suena, etc). A tu derecha los mando de la climatización y la temperatura escogida, justo encima tendrás la pantalla multimedia. Todo en su sitio.

 

Tan sorprendente por dentro como en marcha. Y si te gusta su estética… Lo tienes hecho. Déjame darte un par de apuntes mas:

 

El coche viene equipado con un frontal “Dynamic Shield” con elementos cromados en negro, retrovisores con intermitentes integrados, barras portaequipajes, ópticas trasera y lus de freno con Led, volante y asientos calefactables… Y muchos mas extras incluidos de serie. Pero no solo son estéticos, también de seguridad pasiva, como sus airbag (doble delantero, de cortina, de rodilla para el conductor), ASTC (Control de tracción y estabilidad), ayuda de arranque en cuesta, ABS con distribución electrónica de frenada, sistema BAS (asistencia electrónica a la frenada), detección de ángulo muerto (BSW), sistema de tracción AWC (all Wheel control)… Y varios apuntes mas, todos ellos a día de hoy imprescindible y que deben ser  muy valorados.

 

 

 

Me gusta el Outlander. Me gusta como coche y su respuesta. Me gusta su concepto. Me gusta como esta haciendo las cosas Mitsubishi y el excepcional trato (he sido testigo de ello) que ofrece a sus clientes. Y todo ello lo tienes a partir del precio comentado de 23.400€ ¿Piensas quizás en comprarte un coche? Escúchame, no lo hagas hasta haber pasado por un concesionario Mitsubishi y preguntado por el Outlander. Y si te dejan probarlo… ve preparando tu cartera, lo vas a comprar.