ELMUT FEHL

RESPONSABLE DE ULTRA ALTAS PRESTACIONES DUNLOP

"Puedo decirte: ¡No va a ser tan fácil sustituirme por un robot!"

Lo único que revela que el edificio antiguo en el que nos reunimos con Helmut Fehl es en realidad una instalación de investigación y desarrollo de última generación para neumáticos Dunlop, es el olor a caucho que llega desde la ventana abierta de la fábrica de neumáticos cercana. Es aquí donde Helmut ha estado guiando el desarrollo de una amplia gama de neumáticos Dunlop durante más de 16 años. Nos sentamos con el asociado de I + D para una charla inspiradora sobre cómo combina su pasión con su experiencia para mantenerse motivado día tras día.

Para Helmut, nunca hubo dudas de que terminaría en la industria automotriz. "Cuando terminé la escuela secundaria, no tuve la ambición de continuar estudiando inmediatamente. Estudiar o no estudiar, esa era la pregunta, pero una vez tomé la decisión de cursar una educación superior, no había ni un pelo en mi cabeza que dudara de que estudiaría algo, cualquier cosa, que me permitiera construir una carrera en la industria automotriz. Así es como ingresé en ingeniería."

No todos tienen la suerte de convertir su pasión en su trabajo, pero Helmut hizo precisamente eso. Dunlop es una marca conocida por su larga historia en competición, inspirada por muchos, que inspira aún más. El comienzo de la carrera de Helmut, por ejemplo, estuvo marcado por una agitada combinación de su trabajo regular durante los días de semana, y el apoyo a los equipos profesionales y privados con el asesoramiento de neumáticos en las carreras durante el fin de semana. "Estuvimos allí para mostrarles a los equipos qué neumáticos usar en qué condiciones, con qué llantas, cuánta presión de inflado era necesaria para tiempos de vuelta óptimos... Fue un tiempo ocupado y alocado," dice, "pero también realmente enriquecedor." Desafortunadamente, la combinación de los dos se convirtió en demasiado para poder gestionarlo. Siempre tenía que salir antes los viernes, y si estaba parado en un atasco, corría el riesgo de perderme los libres de la tarde del viernes. Tuve que tomar decisiones difíciles. Sin embargo, fue un período increíblemente inspirador que ayudó a dar forma a lo que soy y lo que puedo traer a la mesa hoy. Además, ahora tengo tiempo para montar mi propia motocicleta los fines de semana (risas)."

De un infierno verde a un cielo verde

Por sorprendente que pueda parecer, dada su pasión por su trabajo y por el automovilismo, cuando Helmut no está desarrollando los últimos neumáticos Dunlop, se le puede encontrarlo trabajando en una franja privada de bosque que posee, haciendo trabajos de jardinería y asegurándose de que el bosque esté en plena forma. "Se podría decir que estoy intercambiando el Infierno Verde (el apodo ilustre de Nürburgring donde se prueban sus neumáticos) por un cielo verde," ríe. "Es un completo contraste con lo que estoy haciendo aquí". Me encanta estar al aire libre, rodeado de verde. Creo que no podría soportar vivir en una ciudad, con todo el hormigón y el vidrio. Ese no soy yo. También me gusta lo silencioso de todo, aunque cuando hago rugir la motosierra para talar árboles muertos o enfermos, también puede ser bastante ruidoso. Tengo alrededor de 7,5 hectáreas de bosque, por lo que es bastante difícil mantener el bosque saludable. Pero el trabajo que hago allí es gratificante y me libera la mente."

Humano por encima de todo

Cuando le dijimos que habíamos visitado las instalaciones de pruebas de Dunlop en Nürburgring ese mismo día, vemos un brillo en los ojos de Helmut. "¿Viste los Porsche y otros vehículos equipados con neumáticos Ultra High Performance? ¡Dirigí el desarrollo de esos!" Es difícil no detectar un gran sentido de orgullo en la voz de Helmut: es un hombre que tiene una pasión por lo que está haciendo. "Pero," continúa, "es el trabajo de todo un equipo, realmente". Lo que sorprende a mucha gente es la importancia del "toque humano" en el desarrollo de los neumáticos. Siempre hay que tener en cuenta: ningún modelo de neumático puede ser mejor o más inteligente que el diseñador o desarrollador que está sentado frente a su ordenador, creando ese modelo. Cunado trabaja en el límite, en la vanguardia de la tecnología de neumáticos, su equipo debe estar perfectamente alineado, por lo que la comunicación es esencial. Hago llamadas telefónicas todo el tiempo, porque los informes de los pilotos de pruebas nunca cuentan toda la historia. Y si es necesario, incluso me dirijo a Nürburgring, acompañando a los pilotos de la prueba para sentir por mí mismo dónde estamos y dónde se necesita mejorar. Puedo decirte: no va a ser tan fácil reemplazarme por un robot (risas).

Un caldo de cultivo para la mentalidad de un ganador

No hace falta decir que es necesario para un desarrollador de neumáticos tener al menos cierta afinidad con el mundo de las carreras. Helmut tiene experiencia en el camión. "En este momento en Dunlop, no estoy involucrado en ningún trabajo de desarrollo para neumáticos de competición. Sin embargo, desde hace un tiempo, soy responsable de los neumáticos deportivos Ultra High

Performance para Porsche. Estos llamados neumáticos UHP se ubican en algún lugar entre los neumáticos de competición y los neumáticos de consumo regular. Mi experiencia en la pista de carreras definitivamente me ayudó a convertir ese proyecto en un éxito. Se trata de rendimiento, de detalles y, en última instancia, de ser el mejor, siempre y en todas partes: es una competencia en cada fase del desarrollo. El mundo del automovilismo es el caldo de cultivo ideal para la mentalidad del ganador.”

La honestidad y la mente abierta equivalen a una mayor innovación

"Lo que me gusta de mi trabajo para Porsche es que tienes ciclos cortos de desarrollo, con comentarios inmediatos de los pilotos. Tengo un equipo pequeño y bien engrasado; ni siquiera necesito un gran equipo. Tiene que haber una muy buena conexión entre todos. Lo que llevé conmigo de mi experiencia en el automovilismo, y lo que intento inculcar en mi equipo, es un sentido de honestidad. Las personas pueden cometer errores, todos lo hacemos, pero debes ser honesto al respecto y aprender de ellos. Si mientes a los equipos de carreras sobre los errores que cometiste, puedes despedirte de tu colaboración. Es tan simple como eso." Esa apertura es realmente importante para Helmut. "Y a medida que crecemos como organización, me he dado cuenta de que puede ser todo un desafío mantener viva esa cultura. En mi equipo, todos pueden preguntarle a cualquier persona, con toda franqueza y claridad. Tal vez es por eso que no me gustan tanto los correos electrónicos; prefiero conocer a alguien cara a cara, siempre que sea posible."

Podios y Porsches

Estamos casi al final de nuestra conversación con Helmut, pero nos queda una pregunta más: ¿cuál fue su momento de mayor orgullo en el trabajo? Helmut no tiene que pensar mucho: "En realidad, es difícil elegir entre dos momentos en particular. Recuerdo una carrera en Nürburgring, donde yo era prácticamente el único a cargo, ya que otros habían enfermado. Fue el final de una temporada realmente plana, pero en esa carrera, tres coches equipados con neumáticos Dunlop lograron pasar la bandera a cuadros en una posición de podio. No solo obtener la victoria, sino también el resto del podio fue una sensación indescriptible."

"El otro momento fue durante el proceso de desarrollo de los neumáticos para el Porsche 918 Spyder y el Porsche GT3 RS. Tuvimos la oportunidad de hacer una vuelta de prueba en la alucinante máquina Spyder, cuando el piloto de pruebas de Porsche, en el GT3 RS, nos adelantó y... Simplemente nos guiñó el ojo. Dietmar (nuestro piloto de pruebas de Dunlop) y yo nos miramos el uno al otro, sin saber realmente qué estaba pasando, hasta que volvimos al garaje. Allí nos encontramos con el hombre, que se acercó a nosotros y dijo: "¡Dejen de desarrollarse ahora mismo!". Quedamos bastante sorprendidos, pero lo que dijo luego nos dejó alucinados: “Este neumático ya es perfecto, ¿qué más necesita usted desarrollar?”

“Llamaré a mi colega y pondremos todo en marcha para que se apruebe su neumático lo antes posible”. “Estuvimos muy emocionados. Son esos momentos los que hacen que todo el trabajo duro y las largas horas valgan la pena".