EL REY FELIPE VI CONDUCE EL NUEVO OPEL CORSA-e

El Rey de España se puso al volante del nuevo Opel Corsa dentro de las instalaciones del Grupo PSA en Zaragoza. Tras la visita institucional, Figueruelas dio el pistoletazo de salida a la producción del nuevo Opel Corsa, que en esta, su sexta generación, tendrá una versión completamente eléctrica, la que condujo el monarca. 

Gran aficionado al mundo del motor el Rey Felipe IV no tuvo reparos en ponerse al volante del más moderno de los Opel Corsa de esta nueva generación, una unidad pre-serie del Opel Corsa-e con el que completó un corto recorrido en el interior de las instalaciones de la fábrica. Antes, visitó parte de la renovada planta de PSA, saludó a los operarios que trabajaban en ese momento, descubrió una placa homenaje a su visita y conversó con los principales dirigentes de la marca, entre ellos, Carlos Tavares, Presidente Ejecutivo del Grupo PSA, que fue el encargado de dirigir unas palabras de agradecimiento al Rey.

Esta fue la segunda ocasión en la que el Rey visitaba Figueruelas, la primera fue con motivo del inicio de la producción del Opel Mokka, y ahora repite para ver la puesta en escena de la sexta generación del Opel Corsa, un modelo icónico para la marca en nuestro país, con el que además, Opel y el Groupe PSA se convierten en el único constructor que fabricará vehículos 100% eléctricos en todas sus plantas españolas a partir del año 2020. Con la visita del monarca da comienzo la fabricación de la sexta generación del Corsa que trae importantes novedades como son la nueva plataforma multifuncional y la versión 100% eléctrica Corsa-e, que comenzará a producirse a principios de 2020 en Zaragoza. El nuevo Corsa es más ligero (las variantes más básicas arrancarán por debajo de los mil kilos) y se anticipa su mejor dinámica y eficiencia con un consumo de combustible y emisiones más bajos que las de la generación anterior. Hasta el momento, del Corsa se han vendido cerca de 10,6 millones de unidades en los últimos 37 años y ahora arranca la era de la electrificación con el Corsa-e, el primer Opel eléctrico producido en Europa.

© Jaime Galindo.

 

 

© Jaime Galindo.

 

 

El monarca se mostró interesado especialmente en la nueva plataforma CMP multienergía de Groupe PSA, una nueva base polivalente sobre la que se fabricarán varios modelos del Grupo PSA, tanto para ser equipados con propulsores de combustión como eléctricos en la misma línea de producción, una  importante flexibilidad que permitirá a PSA adaptarse con suma agilidad a las demandas del mercado. Y cuando apuntamos propulsores de combustión, hacemos hincapié en motores de gasolina y modernos Diésel, porque en esta generación el Corsa recupera estas cuestionadas mecánicas que en la generación anterior no tenía en su gama.  

Ante el Rey de España, Carlos Tavares, Presidente Ejecutivo de Groupe PSA habló del “momento excepcional de PSA, aportando datos y resultados que garantizan la actividad presente y futura de PSA y por ello el empleo de miles de colaboradores en todo el mundo, de los que 14.000 directos y más de 60.000 indirectos se sitúan en España”. Del mismo modo Carlos Tavares aprovechó para anticipar señas del futuro de la marca destacando el papel prioritario que España tiene en el éxito de Groupe PSA con Peugeot, Citroën, DS y Opel, en este momento líder en el mercado español con un 22% de cuota de mercado. Con sus tres plantas en Zaragoza, Vigo y Madrid, el  Groupe PSA es el primer productor de automóviles en España, como muestran las más de 900.000 unidades fabricadas en 2018, es decir, uno de cada tres vehículos que se produjeron en España es de PSA.


© Jaime Galindo.

 

 

 

Para Tavares, la electrificación es clave y el objetivo es que en 2025 todos los modelos de las gamas de las cinco marcas dispondrán de una versión 100% eléctrica o híbrida enchufable. Primero con el Opel Corsa en Zaragoza, luego el Peugeot 2008 en Vigo y el año próximo un tercer modelo en Madrid. De todos modos, recalcó que la nueva plataforma permitirá que durante años convivan las versiones eléctricas con las de gasolina y diésel. El Groupe PSA defiende la neutralidad tecnológica y una transición energética sostenible y ordenada que no ponga en riesgo el empleo. Ese fue el único y sutil toque de atención a los políticos que desordenan el sector en las permanentes campañas electorales, concluyendo como no podía ser de otro modo en la confianza que hay en las instituciones españolas.

El dirigente de PSA tuvo un día bastante ajetreado en el que además de hacer de anfitrión con el Rey, tuvo un encuentro con la prensa en el que desveló algunos interesantes datos, como la inversión de 250 millones de euros a realizar entre 2018 y 2021 para mejorar la competitividad de la factoría y adaptarse a la plataforma CMP y la fabricación de vehículos eléctricos. Además, confirmó la creación de 500 nuevos empleos en el último año de cara la producción del nuevo Corsa, del que anticipó una previsión de producción de 270.000 vehículos al año si el mercado se mantiene estable, una cifra sin duda muy atractiva para los intereses de la fábrica y sus trabajadores.